“Os Muíños” está situado en la parroquia ribadense de A Devesa. Ribadeo es uno de los municipios más importantes de la provincia lucense y se encuentra en el extremo oriental de la zona costera conocida como “A Mariña”.

Lo más imponente de esta zona para el visitante son los arenales y los acantilados que se entremezclan con una variada vegetación, haciendo de todo este enclave un buen lugar para poder desconectar de lo cotidiano y disfrutar de la naturaleza.

A menos de 1 km de nuestra ubicación se halla la famosa playa de “As Catedrais”, lugar de paso obligado para el viajero, para cuya visita es importante tener en cuenta el horario de las mareas, pues sólo con la marea baja es posible pasear a lo largo del arenal.

Desde “Os Muíños” existe un sendero que lleva hasta la Playa de “As Catedrais” y que va bordeando los impresionantes acantilados, donde la fuerza de las olas ha ido formando un conjunto de rocas a modo de contrafuertes y monolitos. Por todo este paseo, las vistas panorámicas, desde donde se pueden observar los acantilados, son de incomparable e indudable belleza.

 

A 10 km en dirección Asturias se encuentra la villa de Ribadeo. El esplendor económico en el pasado y la proliferación de construcciones indianas son algunas de las razones que explican la riqueza de su patrimonio cultural.

El edificio más representativo del municipio es la llamada la “Torre de los Moreno”, erigida a comienzos del siglo XX por dos hermanos emigrantes, y cuyo nombre se debe a que es la torre el elemento más destacado de la construcción.

Justo al lado se encuentra el pazo de los Ibáñez, construido por el marqués de Sargadelos en el siglo XVIII, y que hoy en día es la casa consistorial ribadense; sin abandonar la zona nos encontramos con la iglesia parroquial de Santa María do Campo, antigua catedral, que posee elementos románicos y góticos.

Para continuar la visita a la villa, podemos pasear por su núcleo histórico, cuyas calles de pronunciadas pendientes nos llevan hasta el puerto de Porcillán, hoy puerto deportivo. En el descenso podemos contemplar casas populares de artesanos y marineros, así como edificios de mayor rango, como casas de indianos, testimonio del floreciente pasado de Ribadeo. Gran parte de los edificios que aquí se encuentran, propiciaron que el conjunto histórico fuera declarado Bien de Interés Cultural en 2004.

Antes de abandonar la localidad es muy recomendable visitar el mirador de Santa Cruz, desde el que se pueden contemplar hermosas vistas panorámicas de la Ría de Ribadeo así como de los pueblos marineros más occidentales de Asturias: Figueras y Castropol.

 

Si se desea seguir conociendo la región, existen numerosos lugares que se pueden visitar. Entre otros, la histórica villa de Mondoñedo, a sólo 25km en dirección Coruña desde “Os Muíños”. Mondoñedo fue capital del Reino de Galicia y posee una larga historia testimoniada en sus piedras de mil años de existencia. Su edificio más emblemático es la catedral, declarada Monumento Nacional en 1902. El templo románico empezó a construirse en 1219 y se concluyó durante los siglos XIII y XIV; posee varios estilos, debido a las sucesivas ampliaciones y reformas a lo largo del tiempo, por ello, cuenta con elementos románicos, góticos y barrocos. Una de sus características principales es el rosetón gótico de la fachada occidental, cuyos cinco metros de diámetro y cuyas vidrieras policromadas impresionan al visitante.

Destacan también en esta localidad las Cuevas del Rey Cintolo situadas en la parroquia de San Pedro de Argomoso. Se distingue por ser la cueva caliza más grande de Galicia, pudiéndose observar en su interior interesantes formaciones de estalactitas y estalagmitas. La cavidad, de origen natural, ha sido también el lugar de hallazgo de ciertos restos prehistóricos que han contribuido a su aureola legendaria.

 

 

Otra de las poblaciones importantes de A Mariña lucense es Viveiro, situado a 45km de “Os Muíños”. Es una de las pocas poblaciones de la zona que todavía conserva partes de la antigua muralla, que encierra la parte más antigua de esta localidad. Es interesante perderse por las calles del casco histórico donde aún se puede ver alguna casona y algún palacio. Su calle principal destaca porque en ella se encuentra una bonita colección de casas con galerías. Una vez terminado el paseo por el centro podemos dirigirnos al Monte de San Roque, desde donde hay unas preciosas vistas panorámicas de toda la ría y de la costa, pudiendo contemplar incluso hasta la zona de Estaca de Bares.

 

 

No muy lejos de Viveiro, no se debe dejar de visitar la antigua Real Fábrica de Sargadelos, situada en el ayuntamiento de Cervo. El lugar, declarado Conjunto Histórico Artístico, está formado por los restos de los antiguos altos hornos, la presa abastecedora de agua, la casa de la administración, el pazo residencial, e incluye también el Paseo de los Enamorados, a orillas del Río Xunco. Situada a escasos metros se encuentra la actual fábrica de Sargadelos, conocida en todo el mundo por su cerámica.

 

 

No menos importantes son los pueblos de Foz o Burela, que en época estival llenan sus calles de visitantes. Además, si buscamos buen pescado, en Burela también podemos encontrar una de las Lonjas más importantes de Galicia, donde el producto estrella es el Bonito del Norte.

 

 

 

 

Aunque si de gastronomía hablamos, contamos en toda la zona con un amplio abanico culinario, que permite degustar desde productos del mar como langosta, centollos, bogavante, percebes, nécoras, navajas, pulpo etc. hasta productos de la tierra donde la patata, de gran calidad y sabor, sirve para acompañar las carnes más apreciadas de la zona.

 

 

En dirección opuesta, hacia el occidente de Asturias, no podemos olvidar de la zona de los de Oscos ni de Taramundi. Su privilegiada situación en la montaña es de espectacular belleza. Además, se trata de una zona conocida por sus numerosas herrerías, pues incluso se conservan algunos mazos y herrerías antiguos, restaurados recientemente, como el de Mazonovo, a 3km de Santa Eulalia de Oscos.